Un Mundo de PAZ.

Un Mundo de PAZ.

lunes, 14 de marzo de 2011

ECKHART TOLLE

¿Es posible acallar la pesada voz que habla sin parar desde nuestra cabeza? ¿Quién es esa voz? ¿Es posible ir más allá del pensamiento? Estas preguntas acecharon a Eckhart Tolle durante un tiempo. El ruido de su mente fue en aumento hasta que en medio de la angustia y la ansiedad su mente colapsó. La voz mental se calló y sus pensamientos dejaron de hacerle sufrir. Los espacios de silencio entre pensamientos aumentaron y la paz y la quietud se instalaron en su vida. De repente, como un fogonazo, alcanzó el estado que los monjes zen persiguen durante décadas en los monasterios y muy pocos alcanzan. A raíz de esta experiencia abandonó su puesto de investigador en la Universidad de Cambridge y se dedicó a dar seminarios por el mundo, hablando de la importancia de hacernos dueños de nuestros pensamientos, que nos han poseído, y de vivir el momento presente, porque es lo único que existe. En persona transmite autenticidad y sus charlas son un viaje hasta el momento presente, ese lugar que se aloja entre dos pensamientos.
Sus libros, El poder del Ahora y Un mundo nuevo, ahora, resumen las enseñanzas de este maestro espiritual contemporáneo.

viernes, 11 de marzo de 2011

Jacobo Grinberg Zylberbaum

“La Teoría Sintérgica”

Resumen del libro de Jacobo Grinberg – Zylberbaum
Contenido.
-   Introducción: El autor dedicó quince años a la creación y el desarrollo de un novedoso cuerpo mental que denominó la teoría sintérgica. (El término sintérgia es un neologismo derivado de las palabras Síntesis y Energía). La presente obra intenta explicar dicha teoría.
-       Capítulo I. La estructura del espacio.
La estructura del espacio aparece como vacío e invisible para nuestra percepción, sin embargo, cada punto del espacio contiene la información total del resto de los puntos. La mecánica cuántica llama a este fenómeno “Láttice” Esta contiene la información de todo el universo en cada punto.
La estructura del espacio incluye muchas dimensiones. Al modificar una porción del espacio esta modificación afecta a cada uno de los puntos y a la totalidad. Un pensamiento u emoción también afectan a la láttice. Existen láttices homogéneas y coherentes y otras distorsionadas. La láttice es capaz de modificarse. Cada fuerza o campo son distorsiones de la láttice como: Fuerza gravitacional, fuerza de interacción, fuerza electromagnética. A estas fuerzas se les llama Bandas sintérgicas (muy importantes para entender la existencia de los niveles de conciencia ya que cada nivel se asocia con una banda).
Entre la realidad y la percepción existen procesos de transformación que suceden a través de nuestra maquinaria neuronal, esto nos señala que intervenimos en la creación de la realidad perceptual activamente y que no estamos desligados ni de los objetos ni de los seres vivos. La realidad es una pero la dividimos con fronteras de separación que dependen del nivel de conciencia en el cual funcionamos y no de la realidad en sí (Ken Wilber). Para acceder a la realidad como es, deberíamos colocarnos en la conciencia de unidad, borrar nuestros filtros, nuestra historia personal y nuestros condicionamientos. Lo que percibimos es una creación humana limitada.
El nivel de conciencia de cada persona determina la realidad que percibimos. Solo cuando nos convirtamos en la láttice misma percibiremos la realidad tal como es encaminándonos hacia la conciencia de unidad.
-       Capítulo II. El campo neuronal y su estructura.
Desde un punto de vista psicofisiológico la creación del cerebro como láttice procedió naturalmente y por etapas. Todo aquel que se niegue a fluir en la experiencia traiciona de esta forma el inmenso esfuerzo depositado en su creación. En este capítulo se explica también la Decodificación neuroalgorítmica así como el campo neuronal y su estructura.
-       Capítulo III. La experiencia como resultado de la interacción entre el campo neuronal y la láttice del espacio.
En este capítulo se explica lo que sería el primer mandamiento de la nueva era: “Experimentarás y decodificarás el mayor número posible de bandas sintérgicas”
El chamanismo mexicano y la técnica de la meditación auto alusiva logra este mandamiento a través de la observación simultánea de muchas experiencias. La unidad se produce cuando el observador incorpora en un acto de observación todos los contenidos de la experiencia. Se funde en ellos y desaparece la división = Yo Puro.
-       Capítulo IV. Los orbitales de la conciencia.
Los orbitales de la conciencia es la existencia de los diferentes niveles de conciencia. Dependerá de cada persona el acceso a estos niveles.
Existen diferentes modelos que describen los diversos orbitales o niveles. El autor nos explica algunos de ellos en este capítulo tales como: El Judío (la Kabbalah), el modelo Teosófico, el Chamánico, el budista, el de la Psicología Transpersonal y el modelo Sintérgico.
  • Kabbalah. “Donde tú te halles allí se encuentran todos los mundos”  Lo que se localiza abajo se encuentra arriba y lo que está en el interior se encuentra en el exterior.  Existen seis niveles, mundos o universos, cada uno pertenece a una dimensión distinta, cada universo está asociado con un nivel del alma y con una letra hebrea. Este modelo comienza hablando de una singularidad que adquiere Vida, Pneuma (Aliento), Espíritu y Alma. Con las técnicas de meditación que propone se logra un proceso de Emanación, Creación, Formación y Acción. Al final se espera la purificación de los velos a fin de que no haya obstrucción alguna para llegar a la Luz.  Entre este modelo y el creado por el autor existen algunas similitudes: cualquier acto o pensamiento tiene un efecto en la totalidad. Lo que el autor intenta hacer es la demostración experimental.
  • Modelo Teosófico. Este dice que poseemos diferentes cuerpos, cada uno asociado a un nivel de conciencia. 1. Físico, 2. Etérico,  3. Astral, 4. Mental, 5. Espiritual, 6. Cósmico, 7. Nirvánico
  • Modelo Chamánico. En este se encuentran dos niveles: el mundo visible y el mundo invisible (El Tonal / El Nahual) y se habla de una conciencia Chamánica generalizada.
  • Modelo Budista. En este modelo existe una conciencia cotidiana previa a la iluminación y la conciencia iluminada.
  • Modelo de la Psicología Transpersonal. Este incorpora enseñanzas de diversas tradiciones: Hindú, Budista, Teosófica, del Misticismo Cristiano, Islámico y Judío. El estado de conciencia más elevado es el de unidad. Sucede cuando aceptamos lo “negativo” de la personalidad entonces se integra y se diluye la frontera que había creado.
  • La Teoría Sintérgica. La conciencia es un atributo de la láttice. Cada punto de la láttice contiene la totalidad, así, cada experiencia es una vivencia de la totalidad por la totalidad misma. El hecho de que no lo comprendamos así depende de nuestro nivel de entendimiento y de la identidad que asumimos.
-       Capítulo V. El factor de Direccionalidad.
Podríamos al ver un paisaje, decodificar la imagen de los cráteres de la luna o percibir una galaxia distante porque cada punto de la láttice contiene la información de ellos. El hecho de que la imagen resultante sea la del paisaje o del objeto y no otra significa que tenemos la atención focalizada, a este fenómeno se le llama factor de direccionalidad. Don Juan Matus chaman de sonora le llama Punto de anclaje. La láttice y la existencia de las bandas sintérgicas explican esta condición humana de ser un instrumento de recepción de una conciencia más expandida.
-       Capítulo VI. El observador y la individualidad.
El camino que propone la teoría sintérgica para la conciencia de unidad implica la incorporación simultánea de un acto de observación de tantos contenidos de experiencia hasta que estos y el observador se fundan en uno. Esta observación debe ser desapegada. El nivel de conciencia cotidiana se transforma en el nivel de conciencia en sí en el cual el observador actúa como identidad.
-       Capítulo VII. Repercusiones prácticas.
En este capítulo se explica la meditación autoalusiva diseñada para llegar a la conciencia de unidad así como algunos experimentos científicos que prueban estos hechos.
-       Epílogo.
En esta parte el autor se refiere a la unidad. La totalidad se halla representada en cada uno de los elementos que la forman y la célula no se escapa de esta ley. Lo mismo acontece con la conciencia humana esta recibe influencias de una totalidad inaccesible que se halla representada en la conciencia individual. La teoría sintérgica intenta explicar la conciencia planetaria.
-       Apéndice.
En esta última parte el autor hace algunas reflexiones del tiempo y menciona su existencia tanto objetiva como subjetiva. La percepción que tenemos a cerca de él depende de nuestro estado psicológico.
Opinión:
En lo personal me parece una obra muy enriquecedora en varios niveles ya que nos ayuda a entender fenómenos espirituales desde una perspectiva científica y por lo tanto nos lleva a la comprobación de realidades que sin una visión científica nos costaría trabajo creer. La teoría sintérgica nos muestra de que manera todo (desde cada una de nuestras células, hasta la materia, el pensamiento y las emociones) influyen en la realidad y nos recuerda que somos parte de un todo. Sin embargo, nuestra idea limitada de nosotros mismos no nos deja ver ni experimentar niveles más elevados de conciencia, el último de ellos la conciencia de unidad a la cual aspiramos como almas. Creemos que solo llegarán a esta conciencia aquellos privilegiados que a través de un esfuerzo sobrehumano llegarán a la iluminación. El autor nos hace ver a través de esta obra que aquello que creemos como imposible de realizar es una realidad capaz de materializarse por todo aquel que sea consciente de sus capacidades y que practique de una manera disciplinada algunas técnicas de meditación.
Es genial la capacidad del autor para explicar estos fenómenos que para algunos resultan ser solo místicos o esotéricos desde esta perspectiva científica que nos muestra que tan equivocados estamos y lo lejos que puede llegar el ser humano a través de esta conciencia de unidad.
Resumen elaborado por Claudia Sánchez Musi